Primeros auxilios Caninos

PRIMEROS AUXILIOS
 
Esta información pretende establecer los principios básicos para que Ud. reconozca un caso urgente. Sus conocimientos y buen hacer, pueden evitar complicaciones o incluso salvar la vida del animal y en todo caso, proporcionar el cuidado inicial antes de la necesaria atención veterinaria.
El veterinario dispone de los conocimientos y la experiencia necesarias como para atender a sus pacientes con un alto nivel profesional. No se pretende que sustituya Ud. la labor del veterinario, sino más bien, ofrecerle una guía ante posibles situaciones criticas.
Habrá situaciones, en las que nuestra recomendación es que no intente ningún primer auxilio y corra hacia la clínica veterinaria más cercana. Lo primero en todo caso, es que llame Ud. al veterinario, le describa el problema y siga sus instrucciones.
El 75% de las urgencias se deben a accidentes de tráfico, y en gran parte de ellos se producen lesiones en diversas partes del cuerpo. Recuerde que si un animal está herido, estará también asustado y en tales circunstancias, incluso el animal mas dócil puede reaccionar mordiendo como instinto defensivo. Si fuera necesario, átele una venda alrededor del hocico de manera que mantenga cerradas sus mandíbulas.
Las urgencias veterinarias, pueden ser MUY GRAVES, GRAVES O IMPORTANTES, en función de la rapidez de intervención que requieren en cada caso. El paro cardíaco, la obstrucción de las vías respiratorias, el paro respiratorio y la hemorragia rápida, son probablemente las urgencias que requieren una actuación más inmediata y el factor tiempo puede salvar la vida del animal.
A continuación reseñamos algunos de los casos que podemos considerar de urgencia.

Paro cardiorrespiratorio
 
Esta urgencia suele producirse en animales que se han sometido a ejercicios intensos o son ya viejos. Usted podrá reconocer la ausencia de sonidos cardiacos y pulso; el animal dejará de respirar, o sus movimientos respiratorios serán superficiales, mientras su lengua y membranas mucosas se tornan azuladas, con las pupilas dilatadas y fijas.
Obtenga ayuda veterinaria cuanto antes. Por el momento, tumbe al animal sobre el costado derecho, con la cabeza y extremidades extendidas y situelo en un lugar ventilado, procurándole un masaje cardíaco (60 pulsaciones / minuto). Sepa que los daños cerebrales graves, ocurren en menos de cinco minutos tras el paro.


Accidente de tráfico
 
Como ya se dijo anteriormente, los accidentes de tráfico constituyen la urgencia veterinaria más frecuente en el caso de perros y gatos. Los efectos de un accidente de tráfico, pueden ser muy variables y el animal herido puede ser muy peligroso en su manejo.
En lo primero que hay que fijarse, es si el animal tiene las vías respiratorias despejadas. En caso de duda, si le es posible, estire ligeramente de la lengua hacia adelante y elimine cualquier material que pueda impedir el paso del aire. Corte las hemorragias mediante pensamiento o compresión y controle el pulso y la temperatura del animal.
Las fracturas craneales, las de columna y las fracturas abiertas, requieren atención veterinaria inmediata. Otras no son tan criticas, aunque no quedan exentas de la atención profesional. Ante una fractura, actúe con cuidado y suavidad, evitando todo movimiento innecesario.
Si se ha producido una fractura abierta con salida del hueso a través de la piel detenga la hemorragia por medio de un torniquete, lave la herida y cúbrala con gasas estériles.
Si se presenta alguna fractura de extremidades, puede inmovilizarla con entablillado, aunque el paciente puede estar poco dispuesto y es posible que le haga más daño que bien. Si se producen heridas abiertas del tórax, deben cerrarse in mediatamente por compresión con v vendas. El animal mostrará dificultades respiratorias evidentes.
Si se sospecha de la existencia de alguna fractura de columna vertebral, únicamente deberá moverse al animal colocándolo sobre una tabla con sumo cuidado. En general, debe considerarse que todo animal inconsciente debe manipularse como si tuviera una lesión de columna vertebral hasta que se demuestre lo contrario. Si el animal está inconsciente y no responde a los estímulos dolorosos, podemos decir que está en coma y si a pesar de estar inconsciente, responde a dichos estímulos, está en semicoma. Diríjase inmediatamente al veterinario anunciando su visita por teléfono.


Hemorragias
 
Las hemorragias graves deberán cortarse por medio de presión manual o compresión con vendajes y apósitos. Los torniquetes pueden cortar el flujo sanguíneo en las extremidades, aunque no son fáciles de realizar.
La hemorragia más frecuente se produce por cortes de su perro o gato. Estos cortes ocasionan una gran pérdida de sangre, especialmente en animales activos y de gran tamaño. Limítese a vendar toda la pata con sucesivas capas de venda hasta que la sangre no traspase. Es útil retorcer la venda haciéndola cambiar de dirección en coda vuelta.
Las uñas rotas, aunque no constituyen una urgencia, suelen sangrar abundantemente, resultando en hemorragias aparatosas. Si quedan colgando, el veterinario deberá extraerlas. Tenga cuidado ya que estas son lesiones muy dolorosas para el animal. Las hemorragias por vía nasal pueden interferir con una buena respiración y su tratamiento inicial consistirá en la aplicación de bolsas de hielo y algodones empapados en adrenalina (1:10.000) en las vías nasales.
Mantenga siempre una buena higiene de las heridas lavándolas con agua templada y eliminando todo resto de suciedad.


Mordeduras
 
Las heridas por mordedura pueden no apreciarse claramente. Todas las heridas por mordedura se infectarán debido a la contaminación existente en la boca del animal.
La rabia es una enfermedad importante que se transmite por mordedura de animales enfermos. De ahí que es esencial lavar inmediatamente la herida.
Si la mordedura la ha producido una serpiente, el resultado puede ser mortal. Informe enseguida al veterinario y siga sus instrucciones.


Reacciones alérgicas de urgencia
 
Las reacciones alérgicas que requieren un tratamiento veterinario de urgencia, pueden ocurrir de forma generalizada (shock anafiláctico) o localizado (urticaria).
El shock anafiláctico puede llevar al animal a la muerte. Raramente se desarrolla sin la intervención del hombre, aunque una excepción digna de mención son los ataques producidos por abejas y avispas. En casos graves, debe administrarse inmediatamente una inyección intramuscular de 0,5-1 c.c. de adrenalina (1:10.000). Consulte telefónicamente a su veterinario y siga las instrucciones.
La urticaria se traduce en una inflamación de los tejidos, frecuentemente de la cabeza, en especial alrededor de los ojos, boca y orejas. El animal suele frotar su boca y ojos con las patas delanteras o el suelo. Suele deberse a picaduras de insectos, con agentes químicos, alergias alimentarias, etc… Un ejemplo que requiere un tratamiento de urgencia, es la picadura de insectos en la lengua -procesionaria del pino-, ya que al aumentar el tamaño por la reacción alérgica que se instaura, puede interferirse la normal respiración del animal.
La alergia de la piel puede necesitar tratamiento de urgencia debido a la automutilación que el animal se produce.
Si puede identificar la causa, retire cuanto antes la sustancia que provoca la alergia.


Quemaduras Shock eléctrico
 
Las quemaduras suelen deberse a la acción de líquidos calientes, productos químicos, cables eléctricos o fuego directamente.
Las más graves son las que afectan a animales muy jóvenes o viejos. Si las lesiones ocupan menos del 15% de la superficie corporal, el pronóstico suele ser favorable. Si Las quemaduras son demasiado extensas, debe hacerse cargo de que se encuentra ante un caso grave.
En las quemaduras recientes, aplique compresas de hielo o agua fría y corra al veterinario. Es frecuente que los animales jóvenes jueguen y muerdan cables eléctricos. Evítelo siempre que sea posible. Las lesiones que se producen, se deben tanto al paso de la corriente eléctrica por el cuerpo, como al color y quemaduras. Las primeras 12 horas, son las más criticas para el paciente. Desconecte la electricidad general y no toque al animal mientras sufre el ataque eléctrico.

Golpe de calor
 
El golpe de calor suele producirse en animales que se dejan encerrados en un reducido espacio (coche, caseta) y expuestos a una temperatura ambiental elevada.
El animal jadea intensamente y su corazón se acelera. la congestión a la que se le somete, le puede llevar rápidamente a la muerte.
Sumerja al animal en agua fría para disminuir su temperatura. Vigile que la temperatura rectal no baje más allá de los 38o C y acuda a su veterinario.


Shock
 
El shock es un fenómeno que puede seguir a cualquier tipo de accidente con o sin pérdida de sangre. Será más grave si hay hemorragia. La sangre no llega o llega ineficazmente a los tejidos y se produce una falta de oxígeno en las células. El animal respira rápido y muestra una taquicardia y palidez, estando frías sus patas y labios. E1 animal presenta una debilidad muscular y atontamiento generalizados.
No aplique calor directo al animal, pero evite la pérdida de calor envolviéndolo bien entre mantas. Deberá dirigirse rápidamente al veterinario.


Urgencias óticas
 
La presencia de espiguillas u otros cuerpos extraños en el canal auditivo, puede originar una inflamación repentina dolorosa y muy molesta para el animal. No intente manipular Ud. mismo el conducto auditivo. No introduzca ningún tipo de material (algodón, gasa…). La extracción de un cuerpo extraño y la limpieza del canal, las debe realizar el veterinario, que someterá al animal a una tranquilización o incluso a una anestesia general.
Si la infección llega al oído interno, el animal adoptará una postura característica girando la cabeza con el oído afectado hacia abajo, podrá dar giros en circulo hacia el lado afectado y mostrará dolor intenso.


Urgencias oculares
 
Nos referimos a aquellas que amenazan o han provocado ya la pérdida de la visión o bien producen un dolor intenso y deformaciones del ojo.
Puede tratarse de heridas del ojo, salida del ojo de su órbita, úlceras u otras lesiones de la córnea, presencia de cuerpos extraños en el ojo, quemaduras, etc. En muchas ocasiones habrá que tranquilizar o anestesiar al animal para poder observar y tratar adecuadamente el ojo afectado.
Si el animal está claramente incómodo y con el ojo completamente cerrado, no trate de forzarle para que habrá los párpados. Si el ojo está fuera de su órbita, no intente reponerlo en su sitio. Manténgalo humedecido y protegido mientras ayuda veterinaria.
Las quemaduras químicas del globo ocular deben lavarse rápidamente y s1 hay algún resto del agente agresor, debe retirarse con un algodón humedecido. Tenga cuidado tanto con las sustancias ácidas (vinagre) como con la básicas (champús). En cuanto a los cuerpos extraños en el ojo, la situación será bien diferente si se encuentran sobre la superficie de la córnea (restos vegetales) o si han penetrado las estructuras oculares (trozos de vidrio, perdigones…). Hay que evitar la manipulación de las heridas penetrantes que puedan permitir la salida del contenido intraocular hasta que el animal sea anestesiado.
Urgencias digestivas
 
Los propietarios deben estar atentos a los movimientos intestinales de sus animales. Las urgencias pueden deberse a numerosas causas entre las que destacan las torsiones, la presencia de cuerpos extraños ingeridos por el animal, las heces endurecidas, las diarreas sanguinolentas, etc… Un ejemplo de torsión puede ser la de estómago, que se produce en algunas razas de perros de pecho profundo y por la que el animal se muestra inquieto, con el abdomen distendido y realiza esfuerzos improductivos por vomitar. El cúmulo de gas y los bloqueos que origina la torsión, requieren atención veterinaria inmediata.
Los cuerpos extraños ingeridos por el animal constituyen la causa más frecuente de obstrucción intestinal en perros y gatos. Ocurre principalmente en animales jóvenes y sus efectos varían según de lo que se trate y de su localización.
Frecuentemente en el gato es el hilo de costura, que puede estar o no unido a su aguja. No estire el hilo en ningún caso, ya que puede empeorar la situación. Déjelo en manos expertas.
No permita que su animal no defeque durante demasiado tiempo. Las heces en la porción terminal del intestino, tienden a resecarse, de manera que coda vez estarán más endurecidas y por tanto serán de más difícil expulsión. Las diarreas prolongadas, son peligrosas, tanto si son sanguinolentas como si no lo son. Las causas pueden ser muy diversas. Advierta rápidamente a su veterinario.
Siempre que se produzca una alteración gastrointestinal, una vez controlada, la vuelta a una alimentación normal deberá ser gradual y progresiva.
Retención urinaria
 
Las causas que pueden originar una retención urinaria, son bien diversas y van desde lesiones de vejiga, hasta la oclusión de las vías urinarias. La causa más frecuente de obstrucción es la urolitiasis formación de cálculos urinarios- sobre todo en los machos. El animal muestra dificultades al orinar o deja de orinar por completo. Puede ocurrir que la orina esté teñida de sangre.
El veterinario deberá intervenir para determinar la causa y ponerle solución. Procure que el animal siempre tenga agua limpia y renovada; ni demasiado fría, ni caliente y en el caso de los gatos, no escatime a la hora de cambiar la arena de la caja. Los gatos son animales muy limpios si la caja esta sucia, retendrán sus necesidades.
Las retenciones urinarias que duren más de 24 horas, producirán alteraciones que ponen en peligro la vida del animal.


Convulsiones
 
Las convulsiones, son más frecuentes en los perros que en los gatos y reflejan alteraciones de las funciones del cerebro, que cesan espontáneamente y tienen tendencia a repetirse. En muchos casos el animal pierde la conciencia y presenta fuertes contracciones involuntarias de los músculos. Son frecuentes los movimientos masticatorios, la salivación y la dilatación de las pupilas mientras el animal se orina o defeca.
Habitualmente son cortos en el tiempo y es importante proteger al animal de los daños que pueda causarse él mismo. Una medida útil, será la de recubrirlo con una manta.
El ataque en si no es una urgencia a menos que él no se recupere en un par de minutos. No toque al animal mientras se encuentre en ese estado. Es posible que no le reconozca y mientras sigue desorientado, puede resultar agresivo.


Intoxicaciones y Envenenamientos
 
Son muchas las causas potencialmente tóxicas para perros y gatos, tanto por ingestión, como por contacto con la piel o estructuras externas o por vía respiratoria.
Cuando sospeche que se trata de un envenenamiento, deberá Ud. hacer todo lo posible para identificar el veneno. Recoja todos los detalles que puedan ayudar al veterinario. El diagnóstico de envenenamiento es difícil, ya que los síntomas pueden ser muy similares a los de otras enfermedades naturales.
Causas frecuentes de envenenamiento en perros y gatos:
Warfarina , que es un veneno utilizado contra ratas y ratones. Provoca hemorragias internas y Ud. puede encontrar al animal con un colapso y los labios y lengua pálidos. Su veterinario dispone del tratamiento, pero el resultado dependerá de la cantidad ingerida por el animal.
Fosforados, que el veneno más corriente contra insectos. Los perros y gatos se intoxican con mucha facilidad, asegúrese de que el animal no puede tener acceso a él. El animal que ha ingerido esta sustancia, sufre convulsiones y tendrá que recurrir urgentemente al veterinario.
En ambos casos, deberá Ud inducir el vómito -guardando el material vomitado para su posterior análisis- dándole al animal 5 cc. de agua oxigenada diluida al 3% cada 5 minutos, o bien una disolución sobresaturada de sal común.
Otro veneno de importancia es la estricnina es utilizada para eliminación de animales en la vía pública, produce convulsiones violentas, para respiratorio y muerte. Debe hacerlo vomitar lo mas pronto posible.
tráfico constituyen la urgencia veterinaria más frecuente en el caso de perros y gatos. Los efectos de un accidente de tráfico, pueden ser muy variables y el animal herido puede ser muy peligroso en su manejo.


En lo primero que hay que fijarse, es si el animal tiene las vías respiratorias despejadas. En caso de duda, si le es posible, estire ligeramente de la lengua hacia adelante y elimine cualquier material que pueda impedir el paso del aire. Corte las hemorragias mediante pensamiento o compresión y controle el pulso y la temperatura del animal.


Las fracturas craneales, las de columna y las fracturas abiertas, requieren atención veterinaria inmediata. Otras no son tan criticas, aunque no quedan exentas de la atención profesional. Ante una fractura, actúe con cuidado y suavidad, evitando todo movimiento innecesario.


Si se ha producido una fractura abierta con salida del hueso a través de la piel detenga la hemorragia por medio de un torniquete, lave la herida y cúbrala con gasas estériles.


Si se presenta alguna fractura de extremidades, puede inmovilizarla con entablillado, aunque el paciente puede estar poco dispuesto y es posible que le haga más daño que bien. Si se producen heridas abiertas del tórax, deben cerrarse in mediatamente por compresión con v vendas. El animal mostrará dificultades respiratorias evidentes.


Si se sospecha de la existencia de alguna fractura de columna vertebral, únicamente deberá moverse al animal colocándolo sobre una tabla con sumo cuidado. En general, debe considerarse que todo animal inconsciente debe manipularse como si tuviera una lesión de columna vertebral hasta que se demuestre lo contrario. Si el animal está inconsciente y no responde a los estímulos dolorosos, podemos decir que está en coma y si a pesar de estar inconsciente, responde a dichos estímulos, está en semicoma. Diríjase inmediatamente al veterinario anunciando su visita por teléfono.




Hemorragias
 
Las hemorragias graves deberán cortarse por medio de presión manual o compresión con vendajes y apósitos. Los torniquetes pueden cortar el flujo sanguíneo en las extremidades, aunque no son fáciles de realizar.


La hemorragia más frecuente se produce por cortes de su perro o gato. Estos cortes ocasionan una gran pérdida de sangre, especialmente en animales activos y de gran tamaño. Limítese a vendar toda la pata con sucesivas capas de venda hasta que la sangre no traspase. Es útil retorcer la venda haciéndola cambiar de dirección en coda vuelta.


Las uñas rotas, aunque no constituyen una urgencia, suelen sangrar abundantemente, resultando en hemorragias aparatosas. Si quedan colgando, el veterinario deberá extraerlas. Tenga cuidado ya que estas son lesiones muy dolorosas para el animal. Las hemorragias por vía nasal pueden interferir con una buena respiración y su tratamiento inicial consistirá en la aplicación de bolsas de hielo y algodones empapados en adrenalina (1:10.000) en las vías nasales.


Mantenga siempre una buena higiene de las heridas lavándolas con agua templada y eliminando todo resto de suciedad.




Mordeduras
 
Las heridas por mordedura pueden no apreciarse claramente. Todas las heridas por mordedura se infectarán debido a la contaminación existente en la boca del animal.


La rabia es una enfermedad importante que se transmite por mordedura de animales enfermos. De ahí que es esencial lavar inmediatamente la herida.


Si la mordedura la ha producido una serpiente, el resultado puede ser mortal. Informe enseguida al veterinario y siga sus instrucciones.




Reacciones alérgicas de urgencia
 
Las reacciones alérgicas que requieren un tratamiento veterinario de urgencia, pueden ocurrir de forma generalizada (shock anafiláctico) o localizado (urticaria).


El shock anafiláctico puede llevar al animal a la muerte. Raramente se desarrolla sin la intervención del hombre, aunque una excepción digna de mención son los ataques producidos por abejas y avispas. En casos graves, debe administrarse inmediatamente una inyección intramuscular de 0,5-1 c.c. de adrenalina (1:10.000). Consulte telefónicamente a su veterinario y siga las instrucciones.


La urticaria se traduce en una inflamación de los tejidos, frecuentemente de la cabeza, en especial alrededor de los ojos, boca y orejas. El animal suele frotar su boca y ojos con las patas delanteras o el suelo. Suele deberse a picaduras de insectos, con agentes químicos, alergias alimentarias, etc… Un ejemplo que requiere un tratamiento de urgencia, es la picadura de insectos en la lengua -procesionaria del pino-, ya que al aumentar el tamaño por la reacción alérgica que se instaura, puede interferirse la normal respiración del animal.


La alergia de la piel puede necesitar tratamiento de urgencia debido a la automutilación que el animal se produce.


Si puede identificar la causa, retire cuanto antes la sustancia que provoca la alergia.




Quemaduras Shock eléctrico
 
Las quemaduras suelen deberse a la acción de líquidos calientes, productos químicos, cables eléctricos o fuego directamente.


Las más graves son las que afectan a animales muy jóvenes o viejos. Si las lesiones ocupan menos del 15% de la superficie corporal, el pronóstico suele ser favorable. Si Las quemaduras son demasiado extensas, debe hacerse cargo de que se encuentra ante un caso grave.


En las quemaduras recientes, aplique compresas de hielo o agua fría y corra al veterinario. Es frecuente que los animales jóvenes jueguen y muerdan cables eléctricos. Evítelo siempre que sea posible. Las lesiones que se producen, se deben tanto al paso de la corriente eléctrica por el cuerpo, como al color y quemaduras. Las primeras 12 horas, son las más criticas para el paciente. Desconecte la electricidad general y no toque al animal mientras sufre el ataque eléctrico.




Golpe de calor
 
El golpe de calor suele producirse en animales que se dejan encerrados en un reducido espacio (coche, caseta) y expuestos a una temperatura ambiental elevada.


El animal jadea intensamente y su corazón se acelera. la congestión a la que se le somete, le puede llevar rápidamente a la muerte.


Sumerja al animal en agua fría para disminuir su temperatura. Vigile que la temperatura rectal no baje más allá de los 38o C y acuda a su veterinario.




Shock
 
El shock es un fenómeno que puede seguir a cualquier tipo de accidente con o sin pérdida de sangre. Será más grave si hay hemorragia. La sangre no llega o llega ineficazmente a los tejidos y se produce una falta de oxígeno en las células. El animal respira rápido y muestra una taquicardia y palidez, estando frías sus patas y labios. E1 animal presenta una debilidad muscular y atontamiento generalizados.


No aplique calor directo al animal, pero evite la pérdida de calor envolviéndolo bien entre mantas. Deberá dirigirse rápidamente al veterinario.




Urgencias óticas
 
La presencia de espiguillas u otros cuerpos extraños en el canal auditivo, puede originar una inflamación repentina dolorosa y muy molesta para el animal. No intente manipular Ud. mismo el conducto auditivo. No introduzca ningún tipo de material (algodón, gasa…). La extracción de un cuerpo extraño y la limpieza del canal, las debe realizar el veterinario, que someterá al animal a una tranquilización o incluso a una anestesia general.


Si la infección llega al oído interno, el animal adoptará una postura característica girando la cabeza con el oído afectado hacia abajo, podrá dar giros en circulo hacia el lado afectado y mostrará dolor intenso.




Urgencias oculares
 
Nos referimos a aquellas que amenazan o han provocado ya la pérdida de la visión o bien producen un dolor intenso y deformaciones del ojo.


Puede tratarse de heridas del ojo, salida del ojo de su órbita, úlceras u otras lesiones de la córnea, presencia de cuerpos extraños en el ojo, quemaduras, etc. En muchas ocasiones habrá que tranquilizar o anestesiar al animal para poder observar y tratar adecuadamente el ojo afectado.


Si el animal está claramente incómodo y con el ojo completamente cerrado, no trate de forzarle para que habrá los párpados. Si el ojo está fuera de su órbita, no intente reponerlo en su sitio. Manténgalo humedecido y protegido mientras ayuda veterinaria.


Las quemaduras químicas del globo ocular deben lavarse rápidamente y s1 hay algún resto del agente agresor, debe retirarse con un algodón humedecido. Tenga cuidado tanto con las sustancias ácidas (vinagre) como con la básicas (champús). En cuanto a los cuerpos extraños en el ojo, la situación será bien diferente si se encuentran sobre la superficie de la córnea (restos vegetales) o si han penetrado las estructuras oculares (trozos de vidrio, perdigones…). Hay que evitar la manipulación de las heridas penetrantes que puedan permitir la salida del contenido intraocular hasta que el animal sea anestesiado.


Urgencias digestivas
 
Los propietarios deben estar atentos a los movimientos intestinales de sus animales. Las urgencias pueden deberse a numerosas causas entre las que destacan las torsiones, la presencia de cuerpos extraños ingeridos por el animal, las heces endurecidas, las diarreas sanguinolentas, etc… Un ejemplo de torsión puede ser la de estómago, que se produce en algunas razas de perros de pecho profundo y por la que el animal se muestra inquieto, con el abdomen distendido y realiza esfuerzos improductivos por vomitar. El cúmulo de gas y los bloqueos que origina la torsión, requieren atención veterinaria inmediata.


Los cuerpos extraños ingeridos por el animal constituyen la causa más frecuente de obstrucción intestinal en perros y gatos. Ocurre principalmente en animales jóvenes y sus efectos varían según de lo que se trate y de su localización.


Frecuentemente en el gato es el hilo de costura, que puede estar o no unido a su aguja. No estire el hilo en ningún caso, ya que puede empeorar la situación. Déjelo en manos expertas.


No permita que su animal no defeque durante demasiado tiempo. Las heces en la porción terminal del intestino, tienden a resecarse, de manera que coda vez estarán más endurecidas y por tanto serán de más difícil expulsión. Las diarreas prolongadas, son peligrosas, tanto si son sanguinolentas como si no lo son. Las causas pueden ser muy diversas. Advierta rápidamente a su veterinario.


Siempre que se produzca una alteración gastrointestinal, una vez controlada, la vuelta a una alimentación normal deberá ser gradual y progresiva.




Retención urinaria
 
Las causas que pueden originar una retención urinaria, son bien diversas y van desde lesiones de vejiga, hasta la oclusión de las vías urinarias. La causa más frecuente de obstrucción es la urolitiasis formación de cálculos urinarios- sobre todo en los machos. El animal muestra dificultades al orinar o deja de orinar por completo. Puede ocurrir que la orina esté teñida de sangre.


El veterinario deberá intervenir para determinar la causa y ponerle solución. Procure que el animal siempre tenga agua limpia y renovada; ni demasiado fría, ni caliente y en el caso de los gatos, no escatime a la hora de cambiar la arena de la caja. Los gatos son animales muy limpios si la caja esta sucia, retendrán sus necesidades.


Las retenciones urinarias que duren más de 24 horas, producirán alteraciones que ponen en peligro la vida del animal.




Convulsiones
 

Las convulsiones, son más frecuentes en los perros que en los gatos y reflejan alteraciones de las funciones del cerebro, que cesan espontáneamente y tienen tendencia a repetirse. En muchos casos el animal pierde la conciencia y presenta fuertes contracciones involuntarias de los músculos. Son frecuentes los movimientos masticatorios, la salivación y la dilatación de las pupilas mientras el animal se orina o defeca.


Habitualmente son cortos en el tiempo y es importante proteger al animal de los daños que pueda causarse él mismo. Una medida útil, será la de recubrirlo con una manta.


El ataque en si no es una urgencia a menos que él no se recupere en un par de minutos. No toque al animal mientras se encuentre en ese estado. Es posible que no le reconozca y mientras sigue desorientado, puede resultar agresivo.




Intoxicaciones y Envenenamientos
 
Son muchas las causas potencialmente tóxicas para perros y gatos, tanto por ingestión, como por contacto con la piel o estructuras externas o por vía respiratoria.


Cuando sospeche que se trata de un envenenamiento, deberá Ud. hacer todo lo posible para identificar el veneno. Recoja todos los detalles que puedan ayudar al veterinario. El diagnóstico de envenenamiento es difícil, ya que los síntomas pueden ser muy similares a los de otras enfermedades naturales.


Causas frecuentes de envenenamiento en perros y gatos:


Warfarina , que es un veneno utilizado contra ratas y ratones. Provoca hemorragias internas y Ud. puede encontrar al animal con un colapso y los labios y lengua pálidos. Su veterinario dispone del tratamiento, pero el resultado dependerá de la cantidad ingerida por el animal.


Fosforados, que el veneno más corriente contra insectos. Los perros y gatos se intoxican con mucha facilidad, asegúrese de que el animal no puede tener acceso a él. El animal que ha ingerido esta sustancia, sufre convulsiones y tendrá que recurrir urgentemente al veterinario.


En ambos casos, deberá Ud inducir el vómito -guardando el material vomitado para su posterior análisis- dándole al animal 5 cc. de agua oxigenada diluida al 3% cada 5 minutos, o bien una disolución sobresaturada de sal común.

Otro veneno de importancia es la estricnina es utilizada para eliminación de animales en la vía pública, produce convulsiones violentas, para respiratorio y muerte. Debe hacerlo vomitar lo mas pronto posible.


Advertencia no le de aceite o leche puede empeorar el cuadro del paciente.

Enviado por Sonia (Rastra) para todos los navegantes de www.frajamomadrid.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *